Pantallas y fatiga visual

Hola, lectores. Desde hace años, la disputa libro electrónico-libro en papel está a la orden del día. Ambas alternativas tienen adeptos y detractores. Hoy hablamos de los inconvenientes del libro electrónico incitados por las noticias que nos llegan del mundo anglosajón.

El papel resurge

Es normal, después de tanto tiempo en el mercado, que el entusiasmo por los e-readers haya caído. Si bien están muy integrados en nuestro día a día, su popularidad no parece expandirse. Las últimas noticias en relación con los libros electrónicos son que estos, pese a todas sus ventajas que ya hemos enumerado en más de una ocasión, provocan fatiga visual. A esto se le suma su precio, que no parece haber bajado mucho en los últimos años. Estos dos factores hacen que las ventas de libros electrónicos se hayan estancado y que resurja el libro en papel.

Pese a que muchos creíamos que el libro en papel estaba en peligro de extinción, parece que este va a convivir perfectamente en un mundo cada vez más digital. El principal enemigo de las pantallas es, hasta ahora, la fatiga visual. El papel, además, nos ayuda a evadirnos, a alejarnos de los dispositivos electrónicos y a la sensación de estar conectado permanentemente en una época en la que el mindfulness, el estar presente, está más de moda que nunca.

Ramón Torres, oftalmólogo de la clínica Baviera, observa una preocupante –que no alarmante- tendencia con diversos problemas oculares. “Hay que diferenciar. El abuso de pantallas puede producir vista cansada, miopía y fatiga visual. La primera, que solía manifestarse entorno a los 45 años se está adelantando. La segunda, también y la tercera se da porque al parpadear menos frente a la pantalla de los dispositivos, el lagrimeo no actúa como debiera. Si debemos parpadear en torno a 15 veces por minuto esa frecuencia se reduce a entre 7/10 frente a una pantalla”.  Paola Sauvageot, de la clínica Barraquer en Barcelona, añade a los síntomas de fatiga visual el modo de vida: “Tiene que ver con la luz y el aire libre, la tendencia de las sociedades a espacios cerrados acortan el campo de visión y acomodan la función de la vista a más cerca con lo que también aumenta la miopía. No al nivel de lo que ocurre en el sudeste asiático, pero sí observamos esa ola en Europa”.
Foto de saludpasion.com

Más caro y menos salud

Según datos publicados en el Reino Unido, la versión digital de muchos libros es más cara que la versión en papel. Este se debe a que la versión digital ha subido de precio un 7% durante el último año, mientras que el papel lo ha hecho solamente en un 3%. A este coste, se le suma el del dispositivo, una cantidad que no todos los lectores están dispuestos a pagar.

Los problemas oculares son constatados por oftalmólogos de nuestro país, quienes apuntan que hay una mayor tendencia a tener algún tipo de patología visual, ya sea vista cansada, miopía o fatiga. Lo que solían padecer nuestras madres o abuelas, ahora se adelanta para diagnosticarse en adolescentes y jóvenes adultos.

La última tendencia en lectura es la del audiolibro, os contaremos más en próximos artículos.